¿Qué es la terapia ocupacional? Definición y objetivos

 

La terapia ocupacional (TO) es una profesión sociosanitaria que se encarga de promover la salud, el bienestar y el funcionamiento a través de la implicación activa de las personas en ocupaciones.

Es una disciplina que aúna arte y ciencia, que defiende una visión holística del ser humano y que se centra en todas aquellas actividades que ocupan el tiempo de las personas y dan significado a sus vidas. La ocupación abarca las actividades cotidianas que permiten a las personas mantenerse, contribuir a la vida de su familia y de su comunidad, y participar en la sociedad.

La TO pretende habilitar una sociedad más saludable, inclusiva y justa, donde toda persona pueda participar como ciudadano de pleno derecho.

El principal objetivo de esta profesión es lograr que las personas alcancen una participación plena, de tal forma que desarrollen un estilo de vida independiente, productivo y satisfactorio.

Para ello, los terapeutas ocupacionales pueden restaurar, mantener o desarrollar habilidades de la persona, analizar y adaptar las actividades o modificar el entorno.

¿Cómo te puede ayudar un terapeuta ocupacional?

Las/os profesionales trabajan en colaboración con la persona que demanda sus servicios, para facilitar que realicen y participen en aquellas actividades y ocupaciones deseadas y necesarias, a la vez que desarrollan acciones para la prevención de situaciones de riesgo.

Los grupos de actividades hacia los que la TO extiende su intervención son:

  • Actividades básicas de la vida diaria
  • Actividades instrumentales de la vida diaria
  • Educación
  • Trabajo
  • Ocio y tiempo libre
  • Sueño y descanso
  • Juego
  • Participación social

¿Cómo se desarrolla el trabajo de terapia ocupacional?

Dentro de las funciones que desarrolla la/el profesional de TO, se pueden destacar las siguientes:

  • Asistencia
  • Asesoramiento
  • Docencia
  • Investigación
  • Gestión y administración

La/el profesional de terapia ocupacional desarrolla un proceso de intervención dirigido a la persona, su familia y a las comunidades. Este proceso incluye varias fases:

  • Evaluación: La/el terapeuta ocupacional, junto con la persona, colaboran para identificar las capacidades individuales de ésta, las características del entorno que le rodea y las necesidades y dificultades en el desarrollo de sus actividades cotidianas.
  • Planificación: La información derivada de dicha evaluación es la base para iniciar un plan de intervención, que incluye la propuesta de objetivos a corto y largo plazo. Esta planificación ha de ser relevante para la persona, en relación a su edad y ciclo vital, hábitos, roles, preferencias en el estilo de vida y su entorno.
  • Intervención: Incluye programas centrados en la persona y sus contextos. Están diseñados para facilitar el desempeño de las ocupaciones y la adaptación de los entornos en los que la persona vive, trabaja y participa. A través de la intervención, la/el terapeuta ocupacional y la persona exploran nuevas formas de desarrollar actividades, a través de la adaptación de éstas o de los entornos en los que tienen lugar, para mejorar la función, la capacidad y la participación.

El enfoque holístico empleado por la/el terapeuta ocupacional debe basarse en la colaboración y coordinación con la persona, familiares, cuidadores, otras/os profesionales y todos aquellos agentes importantes en la vida de esa persona (como profesores, empleadores o compañeros de trabajo).